PRINCE & FILMS




Las incursiones de Prince y su ego en el cine acompañan su compleja personalidad, y dejan un saldo final con más sinsabores que logros reales.


Todo comienza -y bastante bien- con Purple Rain en 1984. Un guión que crea el músico durante la exitosa gira del disco 1999, que es una especie de autobiografía aumentada.

Filmada por los ignotos Cavallo, Rufalo y Magnoli, seguramente elegidos para ser sumisos ante el cada día más famoso príncipe, el film se sostiene por las excelentes perfomances musicales de Prince junto a su banda The Revolution y también por la de los The Time.

Se podría resumir la historia como la de un don nadie que, gracias a su talento, triunfa de la noche a la mañana acarreando problemas afectivos fruto de una familia disfuncional.

Más que por su trama, tirando a simplona y por demás trillada, por su excelente soundtrack, Purple Rain fue un éxito moderado pero éxito al fin -recaudó más de 70 millones en EEUU- y le valió un premio Oscar por la banda sonora.

Todo esto dió a Prince el aliento equívoco de pensar que podía dominar el mundo del cine, como lo hiciera con la música contemporánea. Grueso error. Ese ego exacerbado lo lleva a emprendimientos ilógicos para cualquier artista mortal, como su próximo paso de 1986, Under the Cherry Moon. Filmado en blanco y negro (¿?) por un Prince histérico, luego de echar a los pocos días de filmación a la directora Mary Lambert por "diferencias artísticas".

Interpreta una especie de Valentino bisexual, jugando escenas de gigoló en tono cómico, algunas en verdad incomprensibles. Pastiche de comedia romántica, fallida desde todo punto de vista (hasta escasean las escenas musicales). Caída libre y golpe con la realidad, una mancha negra hasta para sus más fanáticos seguidores. Toda la creatividad se refleja solo en su banda sonora, de un gusto y fineza comparable a lo mejor de su cosecha (Parade).

Su logro fílmico está vinculado con lo estrictamente musical. Es la filmación de la gira que es considerada por muchos como la mejor y del mejor álbum también: Sign of the Times. El documental es de 1987 y co dirigido por el propio Prince. Un show impresionante tanto por lo visual como por lo musical, filmado íntegro en escenarios de Europa donde lo muestra con sus dotes de showman y músico total en su mejor momento. Con movimientos "chaplinescos" y todo, según la lúcida mirada del gran Miles Davis.

El despliege de una banda sólida liderada por Cat en el aspecto visual, y por la baterista Sheila E. desde los parches. Considerado uno de los mejores recitales filmados jamás en la historia del rock -junto al Stop Making Scence de los Talking Heads-, es una buena muestra de lo que Prince luce en vivo, y se convierte también en su mejor film.

Luego Graffiti Bridge (1989) retoma el camino desandado por Purple Rain hasta con el mismo personaje -The Kid-, pero con algo menos de fuerza y convicción. Vuelve a destacarse una alarmante falta de autocrítica en algunos pasajes del film (como en Tick, Tick, Bang, Bang).

Otro guión endeble para sostener un musical disfrazado, apoyado nuevamentre en las actuaciones en vivo de esta vez varios y opacos artistas, como los novatos Melody Cool y Terry Campbell. Logran zafar, como también sucediera en Purple Rain, el ritmo y la gracia de los viejos The Time, en especial su histriónico y cómico líder Morris Day. De lo mejorcito del film.


Al día de hoy es sumamente improbable que Prince incursione en fílmico, tanto por su merma de popularidad, como por lo lejano de sus intentos, todos hechos durante su mejor momento artístico: los 80's.




11 comentarios:

jorge galindo dijo...

Señor JLO le quedo buenisimo el blog, tiene presentacion y estilo, felicitaciones..deberia unirse a mi blog y a dos manos escribir articulos sobre el genio de los tacones purpura

H. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dr. Mardrus dijo...

Prince es el muchacho q ha hecho mejores discos, y toca bien todos los instrumentos. Aparte, cada vez q escucho 1999 recibo la gracia de dios por medio de el, q me da la habilidad de satisfacer G-spots.
Los discos son todos wenisimos, incluso los q hasta los fans abuchean... Prince es lo mas. No doubt.

PanDArK dijo...

Pues si.....

Aunque la verdad yo no me aguanto Purple Rain a estas alturas, el Grafitti Bridge es la obra maestra de la porquería,no?????? Eso lo la salvó ni Morris day quien, de paso fue quien le dio la carga actoral necesaria para que la "lluvia" no se fuera por el caño......

De la mancha cereza no hablo porque es la unica pelicula que es capaz de sacarme de la depresion existencial postmoderna en la que vivo por haber nacido en un pais tercermundista y aun no encontrar la forma de salir de el......es que seas tacticas de seduccion solo le funcionan a el....y eso, por que escribio el guion.

Salu2.....purpura ?????

El buzón de mi casa dijo...

Enhorabuena y gracias JLO.

http://elbuzondemicasa.blogspot.com/

ernesto dijo...

hola soy Ernesto (ernifunk) me gusta mucho tu blog sobre Prince ,saludos desde barcelona

ernesto dijo...

hola soy Ernesto (ernifunk) me gusta mucho tu blog sobre Prince ,saludos desde barcelona

ASG dijo...

Coincido con JLo, quizas lo mejor sea Sing o the times y es un concierto, aunque todos los seguidores de P. tengamos a Purple Rain haya arriba. Under the ..... y Graffiti Bridge...sin comentarios.

Iván dijo...

Sólo un inciso: al decir "Melody Cool", supongo que te refieres al personaje que es interpretado por Mavis Staples en Graffiti bridge. Si es así, no estamos hablando de una novata, sino de una señora con toda una carrera y que sacó su primer disco en 1969 (más datos en http://www.mavisstaples.com/discography.cfm y en español en http://es.wikipedia.org/wiki/Mavis_Staples.
En el 89 sacó un disco producido por Prince: "Time waits for no one", cuya canción que le da título a mí me pareció estupenda.
Añadir que coincido en que "Sign o' the times" es increíble. Recuerdo que en una edición inglesa de la película ponía en la portada "Hace que Michael Jackson se de de narices contra el suelo". Respecto a Graffiti Bridge, yo le tengo mucho cariño, aunque sé que la película es condenadamente mala (pero la fotografía me encantó). El disco que le produjo a la protagonista, Ingrid Chavez, le tengo y a mí me gusta bastante. Son poemas musicados.
El disco, aunque tiene, como dices, bastante relleno, a mi juicio tiene también momentos cumbres, de lo mejorcito suyo: Thieves in the temple (aunque mejor es la versión extended), Question of U (cuando la tocó en el primer concierto de Madrid fue alucinante), Still Would Stand All Time, We Can Funk, Joy In Repetition y New Power Generation. Lo demás, sobra (aunque salvaría también "The love machine"). Uy, se me fue la olla, pero es que también le tengo cariño a ese disco...

EL CRITICO NOCTURNO dijo...

El problema del cine de Prince es eso, que es demasiado Prince a veces. "Under The Cherry Moon" no era mala en su planteamiento ni en su guión, lo que pasa es Prince es muy egocéntrico y todo lo quiere hacer a su manera, como por ejemplo, haciendo que un supuesto gigoló de los años 30 vista tacones, ropa de encaje y se pinte los ojos con sombra y rimel (Un poco extraño por no decir extravagante).

Luego había escenas en donde hacía uso de la astracanada de la jerga americana de los años 80 (algo que en los 30 no sirve de nada ni pega) y, como fín de fiesta, la coprotagonista (Kristin Scott Thomas) es más una snob chillona que una "mujer atractiva" típica de las películas en blanco y negro. Hasta ella reniega de esa película diciendo que no fue su debut en el cine (cuando sí que lo fue).

En resumidas cuentas, que Prince se ha metido varias veces en camisas de once varas en lo que cine respecta. Baste decir que las únicas películas que le han funcionado (Sign Of The Times y Purple Rain) tienen poco argumento y mucha música, LO QUE ÉL HACE COMO NADIE. Si no es un musical BIEN HECHO a Prince no le merece la pena hacer otra película, es demasiado egocéntrico y excéntrico y quiere hacerlo todo con una visión "demasiado personal" de las cosas que luego no las hace creíbles. Por eso se estrella. La pena es que eso nunca se le meterá en la cabeza...

EL CRITICO NOCTURNO dijo...

El problema del cine de Prince es eso, que es demasiado Prince a veces. "Under The Cherry Moon" no era mala en su planteamiento ni en su guión, lo que pasa es Prince es muy egocéntrico y todo lo quiere hacer a su manera, como por ejemplo, haciendo que un supuesto gigoló de los años 30 vista tacones, ropa de encaje y se pinte los ojos con sombra y rimel (Un poco extraño por no decir extravagante).

Luego había escenas en donde hacía uso de la astracanada de la jerga americana de los años 80 (algo que en los 30 no sirve de nada ni pega) y, como fín de fiesta, la coprotagonista (Kristin Scott Thomas) es más una snob chillona que una "mujer atractiva" típica de las películas en blanco y negro. Hasta ella reniega de esa película diciendo que no fue su debut en el cine (cuando sí que lo fue).

En resumidas cuentas, que Prince se ha metido varias veces en camisas de once varas en lo que cine respecta. Baste decir que las únicas películas que le han funcionado (Sign Of The Times y Purple Rain) tienen poco argumento y mucha música, LO QUE ÉL HACE COMO NADIE. Si no es un musical BIEN HECHO a Prince no le merece la pena hacer otra película, es demasiado egocéntrico y excéntrico y quiere hacerlo todo con una visión "demasiado personal" de las cosas que luego no las hace creíbles. Por eso se estrella. La pena es que eso nunca se le meterá en la cabeza...